Páginas vistas en total

miércoles, 6 de abril de 2016

en efecto Luis Fernando Prado tiene plena razón. desesperado Evo es capaz de lanzarnos a una aventura contra Chile, ya que no atina el Presidente a salir del pozo sin fondo en que se metió con lo de la Zapata y el hijo de ambos.

Luis Fernando Prado G


Cualquier cosa es posible con tal de forzar la reelección
Esta para mi es la noticia más importante que está pasando inadvertida, en su desesperación El presidente es capaz de declarar la guerra a Chile para subir su popularidad en las encuestas y de esa manera por emergencia nacional, suspendería las elecciones.
"Las Fuerzas Armadas con sus mejores profesionales militares, hermanos militares, que conocen sobre el Silala se van a plegar a la comisión de esta gestión del Gobierno nacional para sentar soberanía en las aguas del Silala", aseveró el primer mandatario.
Esto no es solo para distraer a la opinión pública, esta es su salida para no tener que entregar el gobierno al final de su mandato; las consecuencias, de esto serían terribles para el país, económicamente y socialmente.

sábado, 2 de abril de 2016

Gastón Cornejo cita al estadista Antonio Araníbar que estudio a fondo el tema del Silala y posee los elementos para juzgar el tema desde la perspectiva política, histórica y diplomática. Gastos se refiere a la fallida interpelación al Canciller Choquehuanca


137 AÑOS DE SUFRIMIENTO Y DE TRAICIÓN  A LA PATRIA

Fuerza es adjetivar  fuertemente el robo de un gran territorio con toda su enorme riqueza natural; que además, dejó inerme a Bolivia, la víctima, prisionera y alejada de su fuente matriz, el mar Pacífico.
1879. Chile ya independiente, tenía al sur la gran nación indígena ajena a sus intereses de expansión, los araucanos originarios, entre los océanos y a ambos lados de la cordillera, que           era preciso aniquilar. Al norte, su límite era el Paposo. Más allá el gran desierto de Atacama donde se descubrió una ingente riqueza tentadora de guano, salitre en el Litoral y cobre en Caracoles boliviano.
El acto delincuencial fue preparado por su gobierno cuarenta años bajo la tesis de la expansión necesaria, tesis geopolítica de Diego Portales para prever solución a la amenaza de inanición por caquexia orgánica. Se armó fuertemente para la conquista de territorios aledaños, de Bolivia primero, luego Tarapacá del Perú. No necesitó pedir la venia del pueblo y actúa en guerra no declarada. El pueblo chileno reclamó a u tiempo.
Una maniobra comercial sirvió de pretexto. Bolivia concedió adjudicación de salitreras a un civil oriundo de Chile José Santos Ossa, dicho empresario trasmitió sus derechos a la Casa inglesa de Milbourne Clark y Cia, la que a su vez los traspasó a una sociedad anónima intitulada “Compañía de Salitres y Ferrocarril” con capitales accionarios de numerosos extranjeros y chilenos. Los bolivianos de entonces se preguntaron: ¿En virtud de qué pacto el gobierno chileno protege a dicha empresa comercial para romper lanzas? En 1879, Bolivia no alcanzaba la cifra de los 2 millones de habitantes y el gobierno, ocupado en la toma y el manejo del poder, actuó con irresponsabilidad absoluta.
Semejante experiencia pudo servir ahora a la Cancillería con el tema Silala. Los Tiempos (24 marzo) señala que Antonio Aranibar Quiroga (1993-97) confirmó que el Silala no es un río y menos uno internacional de curso superficial. Se trata de manantiales que nacen en múltiples ojos de agua en territorio boliviano. Pero, ATENCIÓN: “el  canciller Choquehuanca quebró la línea construida por Aranibar en forma definitiva porque incorporó  un tema comercial en la Agenda de los 13 puntos como asunto de Estado”. Y lo más delicado, otorgó derecho propietario a Chile en un 50%, desconociendo todo lo obrado por Aranibar y posteriores cancilleres”  - yo sostengo además – que aprobó y firmó un documento llamado “Pre-acuerdo del Silala” cuyo contenido es una grave traición a la patria.
Muchas traiciones nacionales se adicionaron a la nefasta historia de la conquista chilena: La V División en Cotagaita al mando de Campero. La propuesta de las Bases Chilenas de Alianza contra  Perú procesadas por René Moreno. El complot de Campero-Camacho-Arce contra el presidente Daza. El golpe de Estado fraguado por los nombrados, agentes de la Logia Valparaíso. El alzamiento de un regimiento en Viacha. Los errores tácticos en Tacna por Campero y Camacho. El Tratado de Paz de 1895 por los políticos conservadores del gobierno de Baptista. El asesinato de Daza en Uyuni durante ese gobierno. El Tratado de 1904 aprobado  por los liberales de Montes. En el año 2009, el  Borrador del Silala con la firma del vicecanciller H- Fernández y la aquiescencia del canciller actual. La exclusión del ex Presidente Carlos D Mesa difusor del Mar de Bolivia con soberanía ante La Haya, puede ser también, a posteriori, así calificado.
Esperemos mejores días para la patria.

Gastón Cornejo Bascopé
Presidente de la Sociedad de Geografía e Historia Cochabamba.
Marzo 2016




miércoles, 23 de marzo de 2016

tanto Carlos Mesa como Eduardo Rodríguez han reiterado su vocación patriótica de trabajar por la Reivindicación Marítima renovando su compromiso hasta alcanzar un acceso soberano al Océano Pacífico.

Los expresidentes de Bolivia, Carlos Mesa y Eduardo Rodríguez Vletzé,usaron sus cuentas en redes sociales para escribir mensajes en este Día del Mar. Ambos optaron por la cautela antes que el optimismo, ratificando la solidez de la causa nacional. 



"Los mares: patrimonio común de la humanidad, la solución pacífica de conflictos el gran desafío", comentó en Twitter el agente boliviano ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, cargo que desempeña desde 2013. 

Conoce más: 11 hitos que marcan la causa marítima de Bolivia


El vocero, sostuvo que "en el día del mar, nuestro compromiso renovado. Mientras Bolivia exista no cejaremos hasta contar con un acceso soberano en el Pacífico". No estuvo presente en los actos oficiales en plaza Abaroa en La Paz. 

Ambos exmandatarios ahondan en conceptos como la búsqueda de una solución pacífica al diferendo con Chile y el compromiso que debe existir ante la causa que une a todos los bolivianos. Hoy el país hizo un nuevo llamado al diálogo. 

Lea también: Chile publica video sobre los bolivianos en frontera


Veltzé participó hasta hace algunos días en intensas reuniones jurídicas para definir las estrategias de Bolivia frente a la contramemoria que Chile presentará, mientras que Mesa estuvo en el centro de la polémica por las críticas del Gobierno a algunas posturas políticas. 

viernes, 19 de febrero de 2016

Lucho de la Reza reclama por la presencia de Carlos Mesa en la reunión de juristas de La Haya sobre el tema marítimo, lo excluyó Evo, aunque De La Reza la consideró "innecesaria, prematura, de carácter conjetural e imaginativo sobre lo que Chile dirá cuando presente su contraalegato". el editor diría "qué manera de malgastar dinero y tiempo" aunque se puede anadir que ha sido por propaganda masista antes del 21F, lo que no dice el internacionalista.

Disputando lugar en los órganos de prensa a las novedades relativas a la candorosa ingenuidad de dirigentes campesinos y autoridades del Fondioc, así como del “atentado periodístico” perpetrado contra una alta ejecutiva de Camce, aparece una nota haciendo conocer la decisión del Gobierno de Evo Morales para no incluir a Carlos Mesa en las reuniones del equipo jurídico nacional e internacional que lleva adelante el litigio promovido por Bolivia contra Chile ante la CIJ de La Haya.
Como es habitual, cada declaración gubernamental de importancia es inmediatamente seguida de una explicación o justificación de la misma, que resulta de máxima urgencia en el presente caso, por cuanto se trata de la sorpresiva exclusión a participar en las sesiones, del personaje más conocido y respetado en el ámbito de nuestro diferendo con La Moneda.
La razón oficialmente presentada, es que “la  reunión con los asesores tiene carácter exclusivamente jurídico y técnico, lo que elimina la necesidad de contar con la presencia de Mesa en el análisis y discusión  de temas extraños a su conocimiento y experiencia”.
¡¡¡El bocado resulta muy difícil de tragar!!! Evidentemente Carlos Mesa no es abogado y es igualmente cierto que la misión que le fue encomendada se circunscribía al terreno mediático, diplomático e histórico de nuestra querella con Chile, habiéndose desempeñado en esos campos con la solidez, claridad, orden y elegancia que ni el más desaforado de sus detractores (que  actualmente son varios) osaría poner en duda.
Pero además, Mesa demostró ante un canal de televisión de Santiago, una completa y cabal visión del conjunto jurídico sustantivo y procesal del fundamento doctrinal y analítico de la resolución con que la Corte rechazó la excepción de “falta de competencia” opuesta por Chile, demostrando con ello que habría estado muy lejos de ser “un convidado de piedra” en el cónclave exclusivamente abogadil a realizarse  estos días en La Paz.
Una vez más, celos mezquinos y rencores personales, pueden empañar el brillo que hasta ahora ha acompañado a la campaña boliviana, siendo difícil calcular el beneficio que nuestro adversario del Mapocho logre obtener de este intento de desaire, que por supuesto dudamos mucho pueda alcanzar a Mesa.
Para justificar el encabezamiento de este artículo, corresponde destacar que la “reunión de juristas” –a la que no fue convocado Carlos Mesa– resulta prematura y por consiguiente innecesaria, ya que su objeto, según dice la prensa, “es concentrarse en la contramemoria que debe presentar Chile hasta el 26 de julio de este año”.  Como aún nos hallamos lejos de esa fecha y por supuesto Chile no ha entregado todavía el documento que “nuestros  juristas” se preparan a analizar y discutir, la reunión no podrá tener sino carácter conjetural e imaginativo sobre lo que Chile podrá decir como respuesta de fondo a la memoria de Bolivia.  El agente de Bolivia ante la Corte de La Haya expresó este mismo pensamiento, cuando anunció que nuestro país tiene que esperar la presentación de la contramemoria chilena  ante la Corte Internacional de Justicia, antes de tomar ninguna acción en el proceso.
Un último aspecto al que juzgamos necesario referirnos, es que en el grupo de “juristas” nacionales reunidos en La Paz, figuran muy importantes personajes políticos, entre los que varios no son abogados… Dejamos a la acuciosidad del lector la labor de identificación personal de estos destacados ciudadanos.
El autor es abogado.

sábado, 13 de febrero de 2016

con vigor Los Tiempos se ocupa de la actitud del Jefe del Estado que "deja fuera al vocero de la causa marítima Carlos Mesa" cuando dos abogados contratados por el Estado llegan a Bolivia. "se trata de un desaire que Mesa responde con nobleza" se minimiza su aporte, es represalia por el desacuerdo con Evo en torno a la CPE, Evo utiliza el mar para sus fines, posición errada que favorece a Chile, puede provocar frustración.

La magnitud que tiene el proceso ante La Haya obliga a que el Presidente del Estado reponga su acertada decisión de no mezclar mar con política interna, y reincluya, como corresponde, al vocero oficial en el equipo
La correcta decisión presidencial de no mezclar el tema de la estrategia marítima del Gobierno, cuyo instrumento fundamental es la demanda presentada ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en contra de Chile, con la política sectaria doméstica y que ha  generado un contundente apoyo de la ciudadanía, ha sufrido un peligroso traspié.
Se trata del desaire que han dado el Presidente del Estado y el Ministro de Relaciones Exteriores (que constitucionalmente dirigen la política exterior del país) al vocero oficial de la comisión responsable de llevar adelante el proceso ante La Haya, el expresidente Carlos Mesa --y que en tal papel cumplió una de las actividades que dio mucho rédito político y mediático, tanto interna como internacionalmente, a la estrategia nacional--, al excluirlo de la reunión de los miembros (nacionales y extranjeros) de la comisión que se realizó en Santa Cruz y minimizar su aporte.  
Como es posible inferir, esa actitud sería una especie de represalia por la declaración que hizo el exmandatario expresando su desacuerdo con la propuesta de modificar la Constitución Política del Estado para permitir un nueva reelección continua de los actuales mandatarios y, secundariamente, sostener que hubo decisiones políticas adoptadas antes del arribo al poder del actual mandatario que viabilizaron el proceso que éste dirige desde 2006. Es decir, y más allá de las explicaciones oficiales, el Primer Mandatario ha caído lamentablemente en la tentación de utilizar la estrategia marítima en función de sus intereses político-sectarios, actitud que, hay que señalar, muchos de sus colaboradores le sugerían desde hace algún tiempo.
Se trata sin duda de una posición errada. De hecho, una noticia de esta naturaleza será muy bien recibida por las autoridades que dirigen la política internacional chilena, que no salen de su asombro  por el respaldo que ha tenido la estrategia marítima por parte de la población y, especialmente, de los diferentes líderes políticos que, con muy pocas excepciones (coincidentemente, registradas en tiempos de campaña electoral), decidieron apoyar al Gobierno en este específico punto, consenso que no se produjo en la larga historia de negociaciones entre ambos países. Es más, ese casi unánime apoyo es un factor que ha legitimado nuestra demanda.
Adicionalmente, las autoridades de gobierno deberían percibir que mantenerse en un error como el cometido en el sensible tema de nuestra política marítima puede provocar profundos sentimientos de frustración en la gente que, como sucedió en el pasado, abonan a un paulatino proceso de deslegitimación.
Por eso, la magnitud que tiene el proceso ante La Haya obliga, por un lado, a que el Presidente del Estado –evidentemente agobiado por una serie de denuncias que no han recibido una adecuada explicación por parte del oficialismo—reponga su acertada decisión de no mezclar mar con política interna y reincluya, como corresponde, al vocero oficial en la Comisión, y, por el otro, si eso ocurriere, que éste, en la medida en que el proceso en La Haya trasciende los meandros de la política interna, siga aportando como lo ha hecho hasta ahora. Aún hay tiempo para ello.

martes, 19 de enero de 2016

armado de paciencia y reciedumbre, Carlos Mesa en menos de una semana por la tercera vez sale a la palestra para aclarle a Evo que no es manipulado por nadie, que siempre ha sido libre de expresar sus ideas. en tono conciliador le dice al Presidente que las diferencias de opinión deben debatirse. retirará Evo lo dicho o se ratificará?

El expresidente y vocero de la causa marítima Carlos Mesa publicó un mensaje en su blog en el que rechazó las opiniones del jefe de Estado, Evo Morales, quien lo sindicó de ser "dirigido" por el exministro Carlos Sánchez Berzaín desde EEUU.
"El presidente Evo Morales ha hecho una referencia personal sobre mí que no paso por alto. Dice que no puede entender que yo esté dirigido por un exministro desde el exterior. Tengo el mayor respeto por el Presidente y por su investidura, y es precisamente por ese respeto que me veo obligado a dejar este tema en claro", afirma el mensaje de Mesa.
El exmandatario agrega: "No estoy en la actividad político partidaria, no soy parte de la oposición organizada, pero sí soy un ciudadano con pensamiento propio. No necesito la dirección, ni el impulso de nadie para asumir mis ideas y defender mis convicciones, como lo he hecho durante toda mi vida".
Ayer por la noche, en el programa de TV UNO Decide, el presidente Morales dijo: "No puedo creer que un expresidente, un exvicepresidente, un hombre inteligente, esté con Sánchez Berzaín, eso me preocupa, cómo hombres inteligentes pueden estar dirigidos por Sánchez Berzaín desde EEUU, no lo puedo entender".
En las últimas semanas se han producido diversos ataques contra Mesa vertidos por distintas autoridades. Se pronunciaron de manera crítica el Presidente, el Vicepresidente Álvaro García Linera, el ministro del Trabajo, Gonzalo Trigoso y otros. Trigoso incluso dijo que Mesa podía enfrentar un Juicio de Responsabilidades por un evento de represión contra jubilados cuando era Presidente interino en 2002. El Ministerio de Gobierno desautorizó a Trigoso por ese anuncio.
La declaración de Morales llamó la atención aún más si se considera que Mesa y Sánchez Berzaín tienen una relación muy tirante, de acusaciones mutuas, muchas de ellas públicas. Sánchez Berzaín ha calificado a Mesa como un "vendido" al gobierno del MAS.
En su mensaje, el exmandatario concluye señalando que confía "en que en un espíritu plural sea posible que las diferencias legítimas sobre nuestro presente y nuestro futuro se debatan en un ámbito respetuoso, en el que la única fuerza utilizada sea la de las ideas y los argumentos".

viernes, 15 de enero de 2016

Evo juega con fuego. no le cuadra que Mesa apoye la causa del MAR y no apoye al MAS. no atina a desprestigiar al ex.presidente y las críticas crecen cada dia, al punto que podría "renunciarlo a la vocería internacional" lo que sería asestar un golpe de gracia a la causa marítima que todos los bolivianos enarbolamos al margen de los Gobiernos de turno.

El gobierno ha caído en una contradicción: primero, como lo mencionamos en un editorial anterior, criticó a la agencia ANF por haber distribuido una nota sobre el libro que una boliviana pretende publicar y que contradice la versión oficial de la demanda marítima. En su observación, la ministra de Comunicación, Marianela Paco, también criticó a Página Siete por haber reproducido esa información. En su  argumentación, dijo que los medios deben estar en consonancia con el "sentimiento del pueblo boliviano” de volver al mar, por lo que, a su juicio, nadie debería  dar espacio a opiniones diferentes de la oficial. Ello sería, dijo, muestra de "traición a la patria”.

Exactamente 48 horas después de pedir "consonancia” con el tema marítimo, y de anunciar que cualquiera que se desvíe de esa línea comete "traición a la patria”, el gobierno inició una campaña de desprestigio nada menos que contra el portavoz oficial de la causa marítima. Esa campaña ha provenido tanto de altas autoridades, como del Vicepresidente y  dirigentes menores  a raíz de un comentario favorable que realizó el expresidente sobre algunas medidas del primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, campaña que obviamente afecta a la imagen internacional del vocero de la causa marítima.

Entonces, ¿en qué quedó la necesidad de la "unidad” en torno al tema marítimo?  ¿No era que todos deben estar en sintonía con la demanda? Y si eso es cierto, ¿cómo el gobierno se lanza nada menos que contra el portavoz, la persona que le ha dado a la demanda una dimensión internacional y que los bolivianos atribuyen, según las encuestas, como uno de los gestores  del favorable fallo de La Haya?

Demostrando que no es verdad nada de lo que se ha dicho,  el Vicepresidente llegó a amenazar con cárcel a los expresidentes que autorizaron el uso de gastos reservados, incluidos Carlos Mesa y al agente ante La Haya, Eduardo Rodríguez, otra pieza clave de la estrategia boliviana.

¿Se imagina el lector la vergüenza internacional que sería el solo hecho de iniciar un proceso contra Mesa y Rodríguez, a meses del inicio de la fase de alegatos escritos del juicio? 

Esa sí sería una verdadera "traición a la patria”, afectar la credibilidad de quienes representan internacionalmente al país en un tema tan delicado, transcendente y decisivo como el marítimo. En Chile deben estar batiendo palmas tras las declaraciones de García Linera y los dirigentes que le hacen coro.

Obviamente,  cualquier persona, esté  o no en un puesto gubernamental clave, debe rendir cuentas de sus actos. Los gastos reservados si generaron mala administración y abuso en su utilización,  deben ser susceptibles de ser investigados. ¿Pero, por qué ahora, en esta coyuntura? En varias ocasiones este asunto ha salido a relucir, siempre con la intención de amedrentar e intimidar a los exmandatarios. Para demostrar su uso político, en 2011, el gobierno también mencionó el hecho, pero en ese momento dijo que estarían exentos Mesa y Rodríguez. 

Habrá que agregar, sobre este punto, que los gastos reservados, con todo lo negativo  que fueron, estaban previstos por ley . Y, en todo caso, se puede comparar la discrecionalidad y las presuntas irregularidades cometidas por las diferentes gestiones del pasado  con las  que rodean a la escandalosa utilización de  los recursos del Fondo Indígena  en la presente gestión (según denunció el Conamaq).

La clave de este asunto está, como se ha dicho, en que  Mesa es considerado, según las encuestas, como  uno de los autores del favorable fallo de La Haya, lo que ha hecho crecer la popularidad del exmandatario. Y ello ha generado incomodidad en el gobierno. No se explican de otra manera los ataques, pese a que Mesa había dejado en claro desde un principio que su apoyo a la causa marítima no le impedía ejercer su independencia en su análisis de la realidad nacional.

Con sus ataques, el gobierno es el primero en resquebrajar  la "unidad nacional” en torno a la demanda  marítima y sus gestores.