Páginas vistas en total

domingo, 9 de agosto de 2015

El Dia utiliza un adjetivo suave "camorreros" a los que buscan problemas con Chile. ponen en peligro la Seguridad Nacional y especialmente echar por la borda la gestión.


Los analistas más prudentes y conocedores del tema marítimo coinciden que últimamente se han producido muchos aciertos en la demanda marítima, pero ellos mismos creen también que a lo mejor al gobierno se le está yendo la mano con los aires camorristas hacia Chile, algo que no deja de beneficiar al país vecino, que si de algo entiende precisamente es de peleas.

En Bolivia no solo hay espíritus exitistas y conflictivos, sino también electoralistas, que con el tiempo pueden convertirse en una angurria por perpetuarse en el poder que nos puede llevar a cosas peores. 

A algunos podría parecerle descabellado pensar así, pero la historia está llena de casos como el de Leopoldo Fortunato Galtieri, el dictador argentino que tuvo la “brillante” idea de buscarle pleito a Inglaterra, con el único fin de salvar la agonizante dictadura militar. 

Fue la Guerra de las Malvinas de 1982 que terminó en un desastre y centenares de muertos. Algo similar pasó con el bufón ecuatoriano Abdalá Bucaram y su colega Alberto Fujimori, hambrientos de poder y enfrascados en una guerra (Twinza 1995) que pudo llegar lejos pero que afortunadamente no se agravó gracias a la diplomacia internacional. Ya lo dijo alguna vez un mandatario muy conocido: “No hay que jalar tanto la pita”.

lunes, 3 de agosto de 2015

Los Tiempos opina que la política en relación al MAR está acertada cuando plantea relaciones diplomáticas YA, con garantías de encontrar la solución en 5 años y pidiéndole a la Presidenta presentarse juntos en Roma para pedir la garantía de Francisco en el acuerdo.

La semana pasada, el Presidente del Estado ha hecho un planteamiento muy concreto a Chile: restablecer relaciones diplomáticas entre ambos países con el compromiso de iniciar de inmediato negociaciones para que Bolivia recupere una salida soberana al Pacífico en un plazo de cinco años, teniendo como garante de ellas al papa Francisco, e invitó a su colega chilena a viajar al Vaticano para presentar en forma conjunta este pedido.
Una vez más, las autoridades chilenas no han sabido reaccionar. Comenzaron con un funcionario de tercer nivel sosteniendo que Chile no reanudaría relaciones diplomáticas con condiciones, y a las pocas horas y en similar sentido, habló su Ministro de Relaciones Exteriores, otra vez distorsionando absolutamente la propuesta presidencial, al, nuevamente, mentir sobre el contenido de nuestra demanda ante la Corte Internacional de Justicia.
Ante esas reacciones, el Presidente del Estado ha explicado que habiendo sido el fracaso de las negociaciones sobre este tema lo que condujo a la ruptura de relaciones diplomáticas con Chile en la década de los 70, correspondía, en consecuencia, poner el tema en el tapete.
Se trata, sin duda, de un sólido argumento y, al mismo tiempo, de una nueva oportunidad para que ambos países puedan alcanzar un estado de relacionamiento pleno, aspecto que, como también ha sostenido el Presidente, ayudaría a que ambos países se desarrollen más dado que hay muchos factores complementarios entre ambos. De hecho, es necesario aclarar que lo que no hay entre ambos países son relaciones diplomáticas, porque existen las de nivel consular, comerciales, culturales, migratorias que, por lo demás, son muy intensas.
Obviamente no se trata de unas negociaciones fáciles. Hay muchos obstáculos que vencer, particularmente los relativos a sentimientos patrióticos. Pero, a estas alturas de la historia es necesario cambiar de visiones y comprender que los desafíos que nos lanza el nuevo sistema internacional pasan, para poder ser recogidos, por alianzas sólidas de integración, y está claro --y lo mas importante, lo está para un número cada vez más grande de países-- que en nuestra región un obstáculo para esos procesos de integración es la irresuelta demanda marítima del país.
En este escenario es preciso insistir en que la estrategia boliviana para recuperar una salida soberana al Pacífico pasa por una demanda básica de diálogo con Chile. Así ha sido planteado ante la Corte Internacional de Justicia, para que dictamine que Chile debe dialogar de buena fe con Bolivia sobre el tema; así se ha ratificado con la propuesta de reanudar relaciones diplomáticas con el vecino país. Y ello, además, en sintonía con la exhortación papal a “dialogar, dialogar, dialogar” para resolver los conflictos entre naciones.
Sin desconocer que se puede pecar de optimismo, se puede afirmar que la estrategia que se está siguiendo para resolver nuestra demanda de volver a tener una salida soberana al Pacífico está demostrando ser correcta. Y es precisamente por este convencimiento que no habrá que cansarse de pedir, particularmente a los actores políticos, no utilizar este tema con fines internos, así como exhortar a que el conjunto de nuestra política externa se subordine a esta estrategia.

miércoles, 29 de julio de 2015

torbellino. Chile propone públicamente reanudación de Relaciones con Bolivia ya nomás. Bolivia dice: Chile debe garantizar salida al MAR en 5 años. Chile replica "relaciones sin condiciones"Evo insiste relaciones con MAR y la Garantía del papa Francisco. vamos a Roma, insiste. (Alanoca de EB con varias crónicas)

El Gobierno de Chile rechazó las condiciones de la propuesta que realizó el presidente Evo Morales de retomar relaciones, resolver el conflicto marítimo en 5 años y poner al papa Francisco como "garante" del diálogo, de acuerdo al ministro de Relaciones Exteriores del vecino país, Heraldo Muñoz.

“Las relaciones diplomáticas se restablecen para resolver problemas o diferencias, no se puede pretender que se resuelva el problema de una de las partes para luego después restablecer relaciones diplomáticas, eso no es serio”, señaló el funcionario en conferencia de prensa.

Explicó que "llama la atención que Bolivia pretenda una mediación del papa en el mismo momento en que sometió su aspiración marítima a la jurisdicción de la Corte (Internacional de Justicia de La Haya), que Chile rechaza. Yo creo que eso también amerita una explicación”.

"Lamentamos muy particularmente que el gobierno de Bolivia nos esté diciendo que la integración bilateral además está sujeta primero a su aspiración marítima", añadió la autoridad y agregó que "Chile tiene la real disposición de avanzar en una integración real con Bolivia".



Conoce más: Bolivia quiere llevar a Bachelet al Vaticano

El ministro chileno sostuvo además que "no se puede concurrir a la Corte y paralelamente proponer una mediación (...) es inviable, pero no porque nosotros lo digamos sino porque así lo establece la Corte (...) Nos parece que esto es una excusa para no responder positivamente a un planteamiento transparente que ha hecho nuestro país".

"Fue Bolivia quien rompió relaciones con Chile en 1978, continuó Muñoz, y esas relaciones diplomáticas se habían restablecido en 1975, sin ningún garante, por la decisión soberana de los dos países. A eso invitamos a Bolivia, seguimos estando abiertos. El diálogo es diálogo, no es imposición”, concluyó. 

¿Qué dijo el papa sobre el tema? "El anhelo boliviano no es injusto"   
"Yo quiero decirle al Gobierno de Chile, estamos de acuerdo para restablecer las relaciones diplomáticas para que en menos de cinco años se resuelva el tema del mar para Bolivia, una salida al océano Pacífico con soberanía", aseveró hoy Evo Morales.

Morales explicó que se pondrá como "garante" al Pontífice y dijo que están dispuestos a hacer gestiones ante el Vaticano para que el papa oficie como aval de las negociaciones que puedan existir con la presidenta Michelle Bachelet.

domingo, 5 de julio de 2015

columnista de LTD nos muestra que las encuestas sobre el MAR, el juicio en La Haya, y la Reivindicación van parejos y que de falla Holanda a favor de Bolivia, no significará necesariamente una victoria que el MAS querrá mostrar como suya para factibilizar la cuarta elección de Evo, sino simplemente que la CIJ afmite que el caso pudiera ser de su estudio y consideración

He leído con atención los resultados de las encuestas respecto a si la gente aprobaría una modificación a la Constitución para que el presidente Morales se pueda reelegir. La empresa Captura Consulting señala que un 58,8% de los bolivianos está en contra de una reelección del Presi, según otra encuesta de Mercados y Muestras SRL un 51% de la población votaría en contra de una reforma de la Constitución. No debemos olvidarnos que conforme a lo establecido en nuestra Carta Magna no es posible una reforma que permita a Evo re postularse a una re elección sin un re ferendo aprobatorio.
Pero también la empresa Captura Consulting ha re velado que la población percibe que el presi Evo Morales estaría re usando la demanda marítima ante la Corte Internacional de Justicia para re buscar su re elección, asimismo re vela que la población boliviana tiene la re esperanza de volver al océano Pacífico por medio de un fallo re favorable a Bolivia en la Corte Internacional de Justicia de Justicia de La Haya.
Sobre la re elección del Presi no tengo mucho que decir, más que creo en el principio de alternancia como un eje básico de las democracias. Sobre si el Presi usa la demanda marítima para su re elección, pues es re obvio que si. Empezando por Evo terminado en Heraldo Muñoz, es obvio que en Chile Muñoz se lanzaría a candidato a Presidente si la Corte fallara a favor de Chile.
Pero sobre el último tema, el que la población boliviana tenga esperanzas de que un fallo de la Corte Internacional de Justicia le permitirá a Bolivia volver al océano Pacífico, sobre este tema yo creo que los medios de comunicación deben empezar a hablar y a debatir. Primero porque un fallo favorable de la Corte no logrará esto. Es decir si la Corte le da la razón a la demanda boliviana no tendremos mar al día siguiente del fallo. Segundo porque si las encuestas siguen así podrían estar sembrando una idea incorrecta de la demanda que Bolivia ha planteado ante la Corte Internacional de Justicia y a la vez generando expectativas falsas.
Bolivia ha solicitado a la Corte que declare que Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia un acceso soberano al mar. Si la Corte fallará a favor de Bolivia, sólo y únicamente declararía esta obligación de Chile. Faltaría saber si Chile quiere sentarse fácilmente a negociar. En el supuesto de que Chile aceptara negociar con Bolivia tampoco habría mar al día siguiente. Bolivia y Chile tendrían que re emprender sus relaciones bilaterales nombrando mutuamente embajadores y creando equipos negociadores que coadyuven en el tema. Asimismo Bolivia y Chile tendrán que crear una muy buena atmósfera de diálogo y negociación de buena fe, de no hacerlo así cualquier acercamiento fracasaría. Es muy posible que de esta negociación emerjan soluciones a la mediterraneidad de Bolivia y es muy posible que muchas de ellas tengan que pasar por un referéndum de aceptación por parte de la población en ambos países. Los medios deben procurar una población correctamente informada y capaz de tomar una decisión con madurez y no infantilmente movilizada.
El primer reto de una correcta información por parte de los medios será puesta a prueba en la información que darán sobre la resolución de la Corte respecto del incidente de incompetencia que presentó Chile.
Es seguro que la Corte se declarará competente y es seguro que Bolivia lo vivirá como una fiesta, tal como cuando clasificó al Mundial. Estará en manos de los medios de comunicación explicar que esta resolución no ha dado el triunfo a Bolivia y que sólo ha establecido que la Corte es competente para conocer el caso presentado por Bolivia.

El autor es abogado internacionalista.

jueves, 11 de junio de 2015


Carlos Mesa muy claro:

que Evo continúe o no en el Gobierno la causa del mar debe proseguir. reitera su independencia de criterio y su apoyo a la Democracia


El portavoz de la causa marítima de Bolivia, Carlos Mesa Gisbert, manifestó que una de las claves del éxito de la actual demanda marítima fue evitar que se convierta en una bandera política. En ese sentido, reiteró que la continuidad o no del presidente Evo Morales al frente del Gobierno debe ser un asunto diferenciado de la causa marítima y que así debería mantenerse en el futuro.


Realizados los alegatos correspondientes de Chile y Bolivia ante el Tribunal de La Haya en mayo, el expresidente dijo que la demanda marítima es una causa que trasciende las gestiones de gobierno y que por lo tanto tiene que ser considerada como una política de Estado.

"Creo que un elemento clave fue que el presidente Morales, algo que no ocurrió en otros casos, ha planteado este tema como una política de Estado. Que el presidente Morales continúe o no en el Gobierno es una situación al margen de la demanda marítima y así debe mantenerse", señaló Mesa en una entrevista ofrecida al programa "No Mentiras" de la red PAT este lunes.

"Podemos discutir, apoyar o tener una opinión acerca de que el presidente continúe en el mando, pero creemos que el trabajo del presidente Morales es extraordinario, algo que debemos subrayarlo porque no hubiera sido posible sin la valentía del presidente de encarar un juicio internacional que parecía imposible y que se encontró en el camino jurídico, la ruta adecuada" aseguró.

INDEPENDENCIA Al ser consultado sobre otros temas de coyuntura, Mesa reafirmó su independencia de criterio a pesar de cumplir una función vinculada con el actual Gobierno. "Uno no puede hipotecar su conciencia, y cuando el presidente me invitó al equipo, lo hizo sabiendo que tengo diferencias de pensamiento con él. Yo debo ser respetuoso pero eso no quiere decir que yo no tenga un pensamiento propio sobre ciertas cosas vinculadas a la política, a mi concepción de la democracia algo que no choca con mi convicción irreductible de apoyo al presidente, al Estado boliviano y a la causa marítima", argumentó.

Mesa se ha expresado varias veces a contracorriente con respecto a las posiciones del oficialismo. Defendió a los 228 candidatos de la oposición inhabilitados en el Beni y planteó su respaldo a la alcaldesa electa de El Alto, Soledad Chapetón.

sábado, 23 de mayo de 2015

interesante creación ficticia de lo que sucederá en Japón, cuando Hidashi Owada, para entonces de 90 termine su tiempo de Juez en la Corte Internacional de Justicia...qué genialidad!

crónica fictiva es lo que ofrece Carlos Antonio Carrasco 

LA MASCARA JAPONESA

publicada en La Razón enviado especial en La Haya, Holanda.




Cuando el 6 de febrero de 2021 el mandato del magistrado japonés en la CIJ llegue a su término, Hidashi Owada festejará sus 90 años de edad y regresará de inmediato a Tokio, donde su hija Masako, esposa del príncipe heredero Naruhito, probablemente ya sea emperatriz. Entonces sin duda recordará su paso por la vida con un rosario de éxitos: joven abogado, embajador en Moscú, en París, en Naciones Unidas (presidente del Consejo de Seguridad), profesor, ministro, autor, juez y presidente de la Corte Internacional de Justicia (2009-2012). En tanto que en La Paz, Evo Morales estará ejerciendo su cuarto mandato presidencial, atento al fallo de la CIJ acerca de su decisión final en el litigio contra Chile, por el “acceso soberano al mar” que ese tribunal estuvo considerando en los últimos cinco años.
A su vez Owada, enfundado en su yutaka, sacará de su bolsillo un papelillo y leerá una vez más la pregunta que formuló en la CIJ el 8 de mayo de 2015: “En el transcurso de los procedimientos orales y los documentos presentados por ambas partes, tanto la solicitante como la respondiente se han referido o utilizado la expresión ‘acceso soberano al mar’. Éste no es un término reconocido en el derecho internacional y, ambas partes, sin embargo, han utilizado esta expresión cuando describían o bien su propia posición o se referían a la posición de la parte contraria. Agradecería mucho a ambas partes que tengan a bien definir el sentido de ese término tal como ellas lo entienden y también que tengan a bien explicarnos el contenido específico de ese término tal como ellas lo utilizan para determinar sus posiciones sobre la cuestión de competencia de la Corte Internacional de Justicia”.
El anciano jurista ya no recordará si algún colega suyo le sugirió o inspiró esa interrogante que provocó respuestas disímiles de Bolivia y de Chile, así como un debate interno e intermitente en la propia CIJ por más de un lustro. En todo caso, durante el ritual del five o’clock tea, en esa desordenada lluvia de ideas que animaban los diez y seis jueces presentes, se asociaba su pregunta con la que anteriormente había formulado su colega y amigo Christopher Greenwood: “En qué fecha se concluyó un acuerdo respecto a la negociación relativa al acceso soberano al mar (...)”.
Era el mismo juez británico quien fue apartado del caso Perú vs. Chile por haber servido antes al país demandado, y así surgió la duda: ¿acaso no debía haberse repetido igual objeción cuando los bolivianos litigaban con los chilenos?
Bolivia, oportunamente, habría hecho conocer su preocupación. Pero los artículos 17 y 24  del Estatuto de ese tribunal internacional blindan a los magistrados cuestionados de cualquier posibilidad de recusación, salvo si es de motu proprio (cuando éstos se automarginan del proceso). A todo señor, todo honor: el agente boliviano, como siempre, cumplió puntualmente su función, pero amparado en los procedimientos vigentes, Greenwood se atrincheró en su poltrona.
Hidashi Owada sonreirá socarronamente rememorando su incursión en el pleito entre esas lejanas naciones andinas, y contemplará una vez más el cuadro de Utagawa Hiroshige, donde se dibuja una de las 53 estaciones del camino a Tokaidó y, moviendo la cabeza, seguirá sin comprender el empeño boliviano de salir al mar, mientras él goza sus últimos días, rodeado de agua salada, en una de las 7.000 islas del archipiélago japonés.





domingo, 17 de mayo de 2015

Impedir el mal uso del tema marítimo recomienda LTD, no obstante el Vice García sentencia que la estrategia será exitosa sólo sila conduce Evo, el anuncio de su tercera reelección. Desatinada declaración que da pie a ser interpretada por Chile, como "maniobra" para eternizar al Régimen. "Síndrome banzerista" el mal uso del tema del Mar para el populsimo

Es de esperar que el Primer Mandatario mantenga su posición original e impida que se haga mal uso de esta importante estrategia marítima. Si este es el caso, debería pronunciarse sobre lo dicho por el Vicepresidente
Parece que es oportuno recordar la exhortación que ha hecho en forma reiterativa el Presidente del Estado para que no se utilice el tema de la estrategia adoptada por el gobierno para obligar a Chile a negociar una salida soberana al océano Pacífico, con fines de política interna. Salvo alguna excepción de algunos funcionarios de su gobierno ansiosos por “aparecer en la fotografía” y un dislate cometido por algún excandidato presidencial, tanto el propio mandatario como los operadores políticos han aceptado ese pedido, lo que ha ayudado, sin duda, a que haya un alineamiento masivo detrás de la estrategia que tiene muy pocos precedentes en la vida del país.
Sin embargo, el Vicepresidente del Estado ha desoído esa exhortación al declarar en forma sorpresiva que la estrategia del gobierno será exitosa sólo si la conduce hasta su fin el Presidente del Estado, lo que incluye, si es necesario, su tercera reelección consecutiva.
Se trata de una desatinada declaración en momentos en que el proceso que se sigue ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se encuentra en una etapa delicada. Y la declaración vicepresidencial puede dar pie a que en Chile sus autoridades ataquen la estrategia del país tratando de deslegitimarla con el argumento de que ésta sólo responde a intereses sectarios de política interna, como, lamentablemente sucedió en otros procesos de negociación.
En ese marco, conviene recordar la experiencia de la dictadura banzerista. Con el padrinazgo de la dictadura brasileña, los entonces dictadores de Bolivia y Chile decidieron reanudar relaciones diplomáticas e impulsar un proceso de negociación con miras a que Bolivia obtenga una franja soberana de acceso al océano Pacífico. En ese contexto, el gobierno de entonces convocó a un encuentro de “notables” en Cochabamba para hablar sobre el tema y manipular para que a su conclusión de emita un manifiesto de apoyo a la negociación y pedir a las Fuerzas Armadas mantenerse en el poder bajo la conducción del general Hugo Banzer Suárez hasta la conclusión de las negociaciones, porque esa sería la única manera de que aquélla sea exitosa.
Los verdaderos notables de ese encuentro no aceptaron la maniobra, y el costo fue su inmediato exilio cuando se trataba de dirigentes políticos y acoso a quienes no lo eran. Como cuenta la historia, la negociación terminó en un fracaso y nuevamente, por interés político del dictador, se rompieron las relaciones diplomáticas y se dejó espacio para que Chile se muestre como un país dispuesto a negociar frente a unas autoridades bolivianas que defendían sus intereses sectarios.
Es de esperar que el Primer Mandatario mantenga su posición original e impida que se haga mal uso de esta importante estrategia marítima. Si este es el caso, debería pronunciarse sobre lo dicho por el Vicepresidente (y que ya ha recibido el apoyo de algunos dirigentes de tercer nivel del MAS), dando una clara señal de que esta estrategia seguirá siendo considerada por encima de los intereses político-sectarios.
Siempre es conveniente recordar la historia, pero hacerlo para aprender de ella.