Páginas vistas en total

martes, 26 de marzo de 2013

cierto. la demanda de Justicia por la agresión chilena es unánime. ningún boliviano puede quedar al margen. sin encrespar el ambiente, sin bloquear las instancias del diálogo. El Deber de S.C.


Tras la conmemoración del Día del Mar es perceptible en la opinión pública nacional una corriente a favor de la demanda que próximamente presentará Bolivia contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por una salida soberana al océano Pacífico, después de prolongadas e infructuosas gestiones y negociaciones entre los dos países. Luego del anuncio del presidente del Estado Plurinacional, la respuesta del otro lado de los Andes no se dejó esperar y tuvo el previsible tono de firmeza e inflexibilidad: “Chile y su pueblo defenderán con toda la fuerza de la unidad nacional, la historia y la verdad, su territorio, su mar, su cielo y también su soberanía”.
En tratándose de una política de Estado adoptada finalmente por el presidente Evo Morales y que debería trascender a los gobiernos de turno, la histórica determinación recibió el ‘voto unánime’ de la Asamblea Legislativa Plurinacional. El anuncio presidencial efectuado con motivo de los 134 años de la pérdida del Litoral, se produjo después de que el jefe de Estado auscultara el criterio de expresidentes y excancilleres bolivianos sobre tan complejo y vidrioso tema. La demanda ante La Haya debe encararse con toda la seriedad y profesionalidad que el caso amerita. “Es un compromiso serio que el país debe examinar con mayor profundidad”, dijo el excanciller Gustavo Fernández, agregando que esa acción debe formar parte de una estrategia como país. Una estrategia que, como política de Estado, Bolivia ha empezado a desplegar después de mucho tiempo sin un criterio de unidad y coherencia en el medular asunto de su cara reivindicación marítima. Razonablemente, Fernández considera que, además de exmandatarios y excancilleres, la política de Estado sobre la demanda marítima debería incluir, sin excepciones, a los actores políticos, autoridades e instituciones del tiempo presente. En este sentido, el Gobierno debería tomar nota del interés manifestado por dirigentes de la oposición para hacer conocer sus propios criterios sobre la materia. Mientras más amplia la participación de diversos estamentos de la vida nacional, mayores los aportes y la unidad en torno al tema planteado.
Como parte de la nueva estrategia marítima, incluso a despecho de la prepotencia trasandina, Bolivia debe morigerar el tono de sus referencias y respuestas a Chile para no encrespar más el ambiente y para que no terminen de bloquearse del todo las instancias del diálogo, independientemente del cariz y el curso de otras acciones que se emprendan.
Consejo Editorial: Pedro F. Rivero Jordán, Juan Carlos Rivero Jordán, Tuffí Aré Vázquez, Lupe Cajías, Agustín Saavedra W. y Percy Áñez R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario