Páginas vistas en total

miércoles, 6 de junio de 2012

Los Tiempos elabora recia crónica de las últimas horas de la 42 A. de la OEA celebrada en la campiña de Cochabamba. Para el registro histórico

Un duro enfrentamiento de exposiciones entre los cancilleres de Bolivia, David Choquehuanca y Chile, Alfredo Moreno, marcó la última jornada de la 42 Asamblea de la OEA que se desarrolló en Cochabamba.
Mientras el Ministro Choquehuanca denunció en su discurso “incumplimiento” de los acuerdos por parte de Chile, su homólogo insistió en que la postura de su país es abogar por el diálogo y el respeto a los acuerdos bilaterales vigentes, en materia de delimitación marítima y territorial.
El jefe de la diplomacia boliviana planteó renegociar el Tratado limítrofe de 1904 y solicitó una respuesta inmediata. Su par respondió molesto por la "liviandad" de la propuesta.
El planteamiento del Gobierno claramente no encontró el respaldo esperado y la mayoría de los asistentes a la sesión se pronunciaron en favor de un diálogo bilateral.
Al término de la sesión, el Canciller Moreno se mostró "extraordinariamente satisfecho" por el resultado. Aunque no quiso profundizar en la propuesta planteada por Bolivia, aceptó una breve ronda de preguntas en la que destacó que el pedir renegociar el tratado (de 1904), significa que se reconoce su vigencia.
También dejó entrever que acudir a un tribunal internacional no sería bien recibido por su Gobierno.
¿Satisfecho con su participación?

-              Al terminar este punto durante la sesión de la Asamblea de la OEA estamos extraordinariamente satisfechos por lo que hemos escuchado de todos los países. Todos (los países) han referido que este es un tema bilateral entre Chile y Bolivia, que es un tema que de hacerse debe ser basado en el derecho internacional, en el respeto a los tratados tal como le señalé al terminar al resto de las delegaciones. Creo que esto ha demostrado la madurez de esta organización, y ha dejado abierto el camino que siempre hemos considerado positivo, el diálogo. Así que muy satisfecho. Yo ya había señalado con anticipación que pensaba que este iba a ser el resultado. Muy contento por el pleno respaldo de todos los países de la OEA en que este es el camino por el cual otros dos países de nuestra América podemos resolver cualquier dificultad que tengamos.

¿Quedó clara la postura de la bilateralidad que presentó con el Tratado de 1904?

-              Por supuesto. Creo que ha quedado muy claramente establecido, como lo dijeron todos los que hablaron. Este es un tema bilateral entre Chile y Bolivia. Creo que nos vamos despejando. Han pasado 33 años desde cuando Chile estuvo aquí el año 1979, y ha habido aquí madurez para entender que es un tema que depende de los dos países. No hay nadie más que pueda avanzar en resolver los problemas de los pueblos, más que los propios pueblos.

Se puede renegociar?

-              Sobre ese tema no me voy a referir porque no tiene un contenido preciso, pero quise dejar claramente establecido y quisiera reiterarlo ahora: ninguna renegociación que pudiera plantearse va a ser sobre la base de cambiar la soberanía chilena. Todas las conversaciones que hemos tenido con Bolivia han sido sobre la base de no tocar la soberanía de nuestro país. Por lo tanto,  este es un principio inamovible y he querido dejarlo clarísimo delante de todos los asistentes a esta reunión. Como siempre hemos dicho, las cosas claras es la manera de poder avanzar en cualquier diálogo.
Quisiera mencionar que veo algunos puntos valiosos en esta proposición porque para hablar de una renegociación hay algunos elementos que son necesarios. Hay que reconocer que hay un tratado y que el tratado es válido. Sino sobre qué renegociación podemos hablar?...  Espero que esto signifique el abandono de la vía judicial porque si lo que se busca es hablar de un tratado plenamente válido no podemos hablar de un tratado injusto que no tiene validez.
Creo que en esto hemos avanzado. Diría yo hemos dado un paso enorme en esta materia. Va a ser muy beneficioso para Bolivia y Chile porque a medida que uno va poniendo las bases en el lugar correcto, hay espacio para que los países se puedan entender y puedan avanzar.

Usó Ud. la figura de las reservas por un material que se entregó a los medios antes de las disertaciones.

-              Es que mire. En realidad es una cosa menor pero la verdad es que aquí el procedimiento de entrega de información a los delegados se hace a través de la OEA. Aquí como estamos en un Hotel, en las afueras, les entregaban papeles a los delegados y nosotros no teníamos la misma posibilidad. Ni sabíamos que esto se podía realizar de esta forma. Y esto se hizo al momento que entraban a realizar sus presentaciones o dar sus opiniones, así que quise establecer simplemente eso.
Todos esos documentos establecen una cierta forma de mirar lo que pasó en el Guerra del Pacífico. Cómo lo ven algunas personas aquí pero es diferente a cómo nosotros lo entendemos y cómo sabemos que fue lo que ahí sucedió. Por lo tanto, entregar esa información, creo que no aportaba mucho. Quise simplemente hacer presente que no coincidía con esa información.

Su homólogo boliviano le planteó un diálogo. En qué contexto se daría de aquí en adelante?


-              Quiero decirle que con David Choquehuanca hemos tenido un trabajo ya hace más de dos años. Creo que con él podemos avanzar en forma muy fructífera. Tengo la mejor opinión del canciller Choquehuanca, y pienso que en el plano del respeto mutuo. sin duda, podemos avanzar.
Por lo que ha sucedido hoy día, como lo acaba Ud. de escuchar, creo que con mayor razón aún vamos a partir sobre bases sólidas en las que todos entendamos lo mismo. Así que eso es lo que le puedo decir.

¿Existe algún impedimento que imposibilite el diálogo entre los países, en caso de que se concrete una demanda internacional por parte de Bolivia?

-              No hay ninguna demanda ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario